¡Un viaje en el tiempo ya está en cartelera!

Ya vimos Un viaje en el tiempo y queremos hablar un poco de esta película.  Cuando se anunció en la D23 del año pasado hubo una conmoción en la sala, pues aunque pocos en países de habla hispana conocemos el libro en que está basada asta es una de las novelas infantiles más queridas en Estados Unidos. El hecho de que haya nombres de la talla de Oprah involucrados sólo hizo mayores las expectativas.

No queremos que esto suene a una reseña en parte porque no somos muy fans de las reseñas en términos generales. Como los trailers, a veces las reseñas pueden modificar nuestras expectativas y reducir la sorpresa de experimentar la película por primera vez. Consideremos esto como comentarios generales sobre la película, sin destripes (spoilers).

El libro en que está basada la película, publicado en 1962 y escrito por Madeleine L’Engle, está pensado en un público de entre 10 y 14 años y combina una serie de elementos como los valores familiares, la presión de pertenecer a lo “normal”, un poco de distopia y hasta algunos elementos que pudieran sonar religiosos y de ciencia ficción al estilo de C.S. Lewis. El libro es ágil y salta rápidamente de una escena a otra, a veces de manera suave y otras quizá abruptamente, pero siempre manteniendo la tensión como suele ocurrir en literatura para estas edades.

El resultado es que la película Un viaje en el tiempo es a veces un viaje fantástico pensado para niños, una especie de viaje al estilo de El mago de Oz pero con un villano más intangible y un final menos climático. Esta adaptación dirigida por Ava Duvernay es un relejo de los tiempos modernos en cuanto al casting y también el diseño y música de la película. A diferencia del libro la protagonista es de raza mixta pero los temas que trata siguen vigentes: el sentirse inadecuado en la juventud por no ser como los demás.

Uno de los personajes más memorables de la película es Charles Wallace. No queremos estropear las sorpresas, pero basta decir que es un niño prodigio y que sirve como una especie de guía durante una parte de la película y que a diferencia del libro aquí es el hermano adoptivo de Meg, una manera más en que la película ha sido llevada a la modernidad, donde las familias vienen en muchas formas.

En general es una película que creemos agradará mucho a los más jóvenes y que es a veces muy sentimental. Hay muchas lecciones lindas en la película que al igual que el libro no son compatibles con el cinismo, y quizá es por eso la recepción en otros países ha sido tan variada. Si te enamoraste de los personajes del libro es probable que ames la película, de lo contrario es un viaje un poco apresurado con personajes extravagantes con una gran producción y que trata de darnos una lección valiosa y que ya hemos escuchado antes pero que vale la pena recordar. ¿A ustedes qué les pareció?

 

Comentarios

Comentario

Autor entrada: Gus